¡El radiocasete!

Puedes escucharlo en la web de Onda Regional.

Buenos noches Lucía,

Cuando yo era niño, Andorra era un lugar mágico donde vendían radiocasetes para el coche y, conforme digo esto, no sé ni los años que hace que no decía “radiocasete”. Tantos, más o menos, como no pensaba en Andorra porque, como digo, esas palabras siempre venían juntas. Andorra sólo existía en las narraciones de otros niños, que te contaban que ese verano habían estado, él o unos primos, allí y comprado todo tipo de aparatos tecnológicos. Yo no sabía muy bien por qué había que irse a Andorra a encontrar algo que también te vendían en el Corte Inglés y pensaba, pobre de mí, que allí había cosas que nosotros no teníamos. A España no habían llegado todavía aquellos casetes de doble pletina y altavoces independientes que tenían mis amigos. Pero claro, estoy hablando de España en los 80, no del periodo especial en Cuba, así que no. Aquí también había de todo. Lo que pasa es que allí era “más barato”. Luego uno crece y se entera de que la cosa es que allí no se pagaba impuestos. ¡Así cualquiera!

Ahora parece que hay mucha gente que se marcha a vivir a Andorra. El último, ElRubius, pero parece ser que no está solo. De hecho, empieza a temerse que el principiado se quede pequeño, y están mirando unos terrenos al lado, por la zona de Lleida. Tanta gente hay en España, Lucía, que no quiere pagar impuestos. Dice que porque pagan mucho, pero para eso lo mejor es siempre ganar menos. Digan lo que digan, no es muy solidario ni muy ejemplar dejar tu país por otro porque allí pagas menos. Y si lo haces, luego no vengas con la bandera en la mascarilla.

Hablando de ejemplaridad, aunque es un concepto que a mi no me gusta mucho, tampoco es ejemplar saltarse la lista de espera. Ni en la carnicería, como nos recuerdan constantemente todas las abuelas del mundo, ni mucho menos para ponerte una vacuna. Y si encima eres el consejero de sanidad, entonces no tiene un pase. No valen las excusas, porque siempre se verá como un acto de nepotismo. La política no tiene que dar ejemplo, eso creo yo, sino ser transparente y poseer mecanismos que permitan la rendición de cuentas. Pero también es verdad que, al menos en algunas cosas, podemos pedir cierto grado de ejemplaridad. Y este era uno de ellos. Hay demasiada gente pasándolo mal, arriesgando sus vidas, para comprender que alguien se salte la lista de espera.

Hemos visto también a Biden despedirse de Delaware para emprender su viaje a Washington. Al hacerlo, se ha acordado de su mujer y su hija, apenas un bebé, fallecidas en un accidente de tráfico en 1972, y también de su hijo, que murió de cáncer hace unos años. Y ha llorado. Las lágrimas de Biden son hoy portada en muchos medios, y muchos lo han criticado por ser incapaz de contener sus emociones. Por ser incapaz de gobernarlas. Mientras tanto, en la Casa Blanca, el silencio de Trump se extiende como un manto. Solo y abandonado por sus colaboradores, todos temen un ataque de ira de última hora, un último desplante. Se augura una ola de indultos, y se hacen cábalas.  Ante su ausencia, se reutilizan las fotos de campaña, donde aparece con el gesto duro, el mentón apretado, la mirada desafiante.

Uno se pregunta por qué la crítica a las lágrimas de Biden y no al gesto agresivo del rostro de Trump. Qué tipo de masculinidad tiene uno en la cabeza para pensar que un gesto es más “presidencial” que otro. Que unas lágrimas no son propias de un presidente de los Estados Unidos. Boys don’t cry, decía The Cure, en una canción que era un llanto.

Y así se nos van los días, Lucía, pensando en qué es esto de la ejemplaridad y si es que llorar nos hace menos hombres. Hasta la semana que viene.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: